El Santo Rosario

Rezar el santo rosario no sólo se trata de repetir de de memoria o de forma automática, detrás de esta oración hay mucho más. De hecho hay amor, fe, sacrificio (de Jesús que dio su vida por nosotros). Hasta que no tomemos conciencia de todo esto, no podremos entender el verdadero significado de rezar el rosario.

Rezar el santo rosario debe ser un momento de reflexión, amor, un momento de aprender, sobre todo, un momento de conexión con Dios. El rosario nos ayuda a contemplar la Vida de Jesús mediante los ojos de Maria.

Al rezar el rosario no honramos a Maria, mas bien la acompañamos en su largo caminar. Lo que realmente hacemos es pedirle a la Virgen María su ayuda para permanecer en unión con Jesús, para llegar a él.

Como rezar el Santo Rosario?

1. Hacer el signo de la cruz y rezar el símbolo de los apóstoles (credo) o el acto de contrición
2. Rezar el Padre Nuestro
3. Rezar 3 Avemarías y Gloria.
4. Anunciar el primer misterio. Rezar el Padrenuestro.
5. Rezar 10 Avemarías, Gloria y Jaculatoria.
6. Anunciar el segundo misterio. Rezar el Padrenuestro.
7. Rezar 10 Avemarías, Gloria y Jaculatoria.
8. Anunciar el tercer misterio. Rezar el Padrenuestro.
9. Rezar 10 Avemarías, Gloria y Jaculatoria.
10. Anunciar el cuarto misterio. Rezar el Padrenuestro.
11. Rezar 10 Avemarías, Gloria y Jaculatoria.
12. Anunciar el quinto misterio. Rezar el Padrenuestro.
13. Rezar 10 Avemarías, Gloria y Jaculatoria.
14. Rezar la Salve.

Señal de la Cruz

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Símbolo de los apóstoles o Credo

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

También se puede alternar el Credo con el siguiente:

Acto de Contricción

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser vos quien sois, bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén.

Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

AveMaría

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Jaculatorias

Puede usarse alguna de estas dos:

1.- María, Madre de gracia, Madre de misericordia, defiéndenos de nuestros enemigos y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
2.- Oh Jesús, perdónanos nuestros pecados, sálvanos del fuego del infierno y guía todas las almas al Cielo, especialmente aquellas que necesitan más de tu misericordia.

Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oración. Omnipotente y sempiterno Dios, que con la cooperación del Espíritu Santo, preparaste el cuerpo y el alma de la gloriosa Virgen y Madre María para que fuese merecedora de ser digna morada de tu Hijo; concédenos que, pues celebramos con alegría su conmemoración, por su piadosa intercesión seamos liberados de los males presentes y de la muerte eterna. Por el mismo Cristo nuestro Señor. Amén.

Misterios del Santo Rosario

Una parte primordial del Santo Rosario es la meditación sobre los misterios, los sucesos de la vida de Nuestro Señor y de Nuestra Señora.

Esto significa contemplarlos, visualizarlos, considerando las gracias y méritos que se manifiestan en ellos, y usándolos como inspiración para conocer y amar a Dios. También es común enfocarse en una virtud en particular con cada misterio que se dice; las recomendadas por San Luis de Montfort se dan en las siguientes listas.

Misterios Gozosos

Los Misterios Gozosos (Lunes y Sabado) Virtudes (San Luis de Montfort)
1. La Anunciación a la Santísima Virgen María. La Humildad.
2. La Visitación de María a su prima santa Isabel. La verdadera caridad con nuestro prójimo.
3. El Nacimiento del hijo de Dios El desprendimiento de las cosas del mundo, el desprecio a las riquezas, y el amor a la pobreza.
4. La Presentación del Niño Jesús en el Templo, y la Purificación de Su Santa Madre. La pureza de cuerpo y alma.
5. El hallazgo de Nuestro Señor en el Templo. La divina sabiduría.

Misterios Dolorosos

Los Misterios Dolorosos (Martes y Viernes) Virtudes (San Luis de Montfort)
1. La Agonía en el Huerto. La contrición de nuestros pecados.
2. La Flagelación. La mortificación de nuestros sentidos.
3. La Coronación de Espinas. El aborrecimiento del respeto humano.
4. El Camino del Monte Calvario. La paciencia para cargar con nuestras cruces.
5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor. La conversión de los pecadores, la perseverancia de los justos, y el alivio de las almas en el Purgatorio.

Misterios Gloriosos

Los Misterios Gloriosos (Miercoles y Domingo) Virtudes (San Luis de Montfort)
1. La Resurrección del Señor. El Amor a Dios y el fervor en su servicio.
2. La Ascensión del Señor. Un ardiente deseo por el cielo, nuestro verdadero hogar.
3. La Venida del Espíritu Santo. La venida del Espíritu Santo sobre nuestras almas.
4. La Asunción de la Santísima Virgen María a los Cielos. Una tierna devoción a nuestra Santísima Madre.
5. La Coronación de la Santísima Virgen María. La perseverancia en la gracia y el recibir la corona de la gloria en el futuro.

Misterios Luminosos

*Estos misterios fueron añadidos por el papa Juan Pablo II. Se rezan los jueves.
1. El Bautismo de Jesús en el Jordán.
2. La Autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná.
3. El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión.
4. La Transfiguración.
5. La institución de la Eucaristía.

*Misterios propuestos por Juan Pablo II a la contemplación de los creyentes en la Carta Apostólica "Rosarium Virginis Mariae" (16-10-2002.) Se llaman misterios de luz o misterios luminosos porque en su vida pública Cristo se manifiesta como misterio de luz: "Mientras estoy en el mundo, soy luz del mundo" (Juan 9, 5).

Las 15 Promesa de La Virgen María a quienes recen el Santo Rosario

1.- El que me sirva, rezando diariamente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.

2.- Prometo mi especialísima protección y grandes beneficios a los que devotamente recen mi Rosario.

3.- El Rosario será un fortísimo escudo de defensa contra el infierno, destruirá los vicios, librará de los pecados y exterminará las herejías.

4.- El Rosario hará germinar las virtudes y también hará que sus devotos obtengan la misericordia divina; sustituirá en el corazón de los hombres el amor del mundo al amor por Dios y los elevará a desear las cosas celestiales y eternas. ¡Cuántas almas por este medio se santificarán!.

5.- El alma que se encomiende por el Rosario no perecerá.

6.- El que con devoción rezare mi Rosario, considerando misterios, no se verá oprimido por la desgracia, ni morirá muerte desgraciada; se convertirá, si es pecador; perseverará en la gracias, si es justo, y en todo caso será admitido a la vida eterna.

7.- Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin auxilios de la Iglesia.

8.- Quiero que todos los devotos de mi Rosario tenga en vida y en muerte la luz y la plenitud de la gracia, y sean partícipes de los méritos de los bienaventurados.

9.- Libraré pronto del purgatorio a las almas devotas del Rosario.

10.- Los hijos verdaderos de mi Rosario gozarán en el cielo una gloria singular.

11.- Todo lo que se me pidiere por medio del Rosario se alcanzará prontamente.

12.- Socorreré en todas sus necesidades a los que propaguen mi Rosario.

13.- Todos los que recen el Rosario tendrán por hermanos en la vida y en la muerte a los bienaventurados del cielo.

14.- Los que rezan mi Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús.

15.- La devoción al santo Rosario es una señal manifiesta de predestinación a la gloria.

* La tradición y la historia atribuyen al beato Alan de la Roche (1428 aprox. - 1475) de la orden de los dominicos el origen de estas promesas hechas por María. Es mérito suyo el haber restablecido la devoción al santo rosario enseñada por Santo Domingo apenas un siglo antes y olvidada tras su muerte.

Oraciones similares:

    4 Deja una respuesta:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir